¡Bienvenidos!

21 de noviembre de 2011

La razón por la que hablo


Este amable post está redactado por uno de los empleados de Autism Speaks,  Kerry Magro. Kerry, un adulto con autismo, es estudiante graduado por la Universidad Seton Hall, y está activamente involucrado en nuestro programa universitario. Autism Speaks U (El Autismo Te Habla) es una iniciativa diseñada para estudiantes universitarios que quieran organizar eventos de concienciación, vocacionales y benéficos.

«Mi hijo de 5 años acaba de ser diagnosticado de Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado y no tiene lenguaje. ¿Será capaz de hablar algún día?»

Me sentí algo atrapado mientras la madre lloraba frente a mi; atrapado porque no podía decirle que todo iba a salir bien.

Cuando recuerdo mi pasado, a aquel niño de 6 años yendo a primaria con tanta ira y tantas emociones, era casi demasiado. Por aquel entonces sabía que había algo diferente en mi. Me castigaba porque no sabía como comunicarme de una forma apropiada. Eso fue casi hace 16 años. He vuelto a revivir los 6 años. ¿Cuánto le costaría a su hijo hablar algún día? ¿Sería tan afortunado como yo?

En aquel momento me sorprendí a mi mismo, abracé a esa mujer completamente extraña durante lo que terminaron siendo 5 minutos. No dijimos ni una palabra. Solo podía escucharla sollozando y casi la acompañé en varias ocasiones. Sabía que no podía responder a su pregunta, pero si se lo contaba a través de mi aventura, podría darle esperanza.

Reflexioné sobre el viaje que me había llevado hasta donde estoy hoy. Las terapias, las clases de necesidades especiales, las adaptaciones, el odio, la ignorancia, la concienciación, el drama, la aceptación, el esfuerzo, las lágrimas, la pena, la fuerza, los amigos, mi madre, mi padre, y por encima de todo el amor que ha hecho que cada segundo de este viaje haya merecido la pena. Después de abrazarnos le conté mi viaje. Le hablé de ese niño de 6 años y cómo se ha convertido en lo que es hoy. Quince minutos después las lágrimas de incertidumbre se tornaron en lágrimas de esperanza, no solo para ella si no también para su hijo.

Esta es la razón por la que hablo. Cada vez que comparto mi historia, ruego estar causando impacto en un padre, una familia, un amigo, etc. para el futuro del movimiento del autismo. No soy un científico, o un experto en el campo, solo se lo que es crecer y prosperar con el autismo. Por lo que, si tienes autismo, especialmente aquellos jóvenes que intentan expandir la concienciación a nivel universitario o más allá, contad vuestra historia.

Es tiempo de escuchar.

* Comparto también esta historia con mi amiga Laura Shumaker en su página web oficial, aquí. ¡Gracias a todos! *

Esta es una de mis entradas para Autism Speaks U en el blog. Si deseas ponerte en contacto conmigo directamente para preguntas o comentarios relaciones con esta entrada, puedes hacerlo en la siguiente dirección de correo: kerry.magro@autismspeaks.org o bien a través de mi página de Facebook, aquí.

2 comentarios:

  1. Buenísimo. Sigue compartiendo. Saludos desde Chile!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, tu historia ha reforzado mis esperanzas ...

    ResponderEliminar